Entrevista en La Tribuna de Albacete

normal curro violero

En ‘Normal’, si rascas, encuentras verdad y eso me gusta porque encaja con el proyecto y la gente que ha colaborado.

Curro Violero, guitarrista y cantante, está de enhorabuena. Hoy aparece su primer disco en solitario, su proyecto Normal, álbum que ha ti­tulado Más bien normal, con siete canciones. El compositor comentó en la entrevista en La Tribuna de Albacete las singulari­dades de ese proyecto.

Usted es guitarrista de The Gafapasta ¿Por qué el proyecto en solitario?

A finales del año pasado, de mi pe­queño estudio de casa salieron algu­nas canciones que me gustaron par­ticularmente y me planteé si llevar­las o no al grupo. La cuestión es que The Gafapasta es un homenaje los 80 y son caminos diferentes. Por otro lado, me apetecía hacer un proyecto, Normal, en el que to­mara las decisiones y en el que can­tara, porque era algo que me apete­cía hacer.

¿Cómo es ese disco?

El disco ha terminado como yo ima­ginaba y eso, si tienes gente alrede­dor con quien hacerlo, gana en co­sas y pierde en otras, con respecto a la idea original que tú tenías. Este proyecto lo imaginaba como muy personal.

¿Por qué Normal?

Normal, por dos cosas, porque en el album Sólido, de uno de mis grupos favori­tos, Los DelTonos, hay una canción corta que se llama Normal, con una melodía que me gusta mucho y ade­más habla sobre qué es o no es nor­mal. En una etapa en la que en las redes sociales parece que la vida de todo el mundo es maravillosa, por­que hay mucho postureo, Normal, me gustó por eso y porque lo que quería hacer es un proyecto normal, con gente normal. En Normal, si ras­cas encuentras verdad y eso me gus­ta porque encaja muy bien con el proyecto y la gente que ha colabora­do en el álbum, todo tiene sentido, no hay ninguna extravagancia, no hay nada raro.

¿Hablaríamos de un disco de pop?

Hablamos de un disco de pop. En al­gunos casos más suave, con alguna orquestación, como en La cuenta atrás, que saldrá como sencillo y puede que sea la canción más exóti­ca, aunque al final saldrán todas, porque el objetivo era terminarlo, tenerlo en casa y disfrutar durante el proceso. Tenemos también power pop con guitarras más contunden­tes, Más bien normal, Increíble o Na­da, que es bastante cañera. Luego tienes medios tiempos, Mi casa, que me gusta mucho, con un estribillo que está muy bien. La cuenta atrás salió diferente, fue una de las últimas en llegar al dis­co y cuando estuve trabajando con el productor, Antonio Laborda, pen­samos hacerla más acústica, cuando oí las cuerdas me sorprendí.

¿Por qué siete canciones?

Iban a ser cuatro, luego seis y termi­namos con siete. Tenía un par de canciones, se las envié a un buen amigo, Piti Martínez, y me animó a grabar. En diciembre hicimos Lo tie­nes, me gustó, y me puse con Increí­ble, después compuse hasta 15 te­mas y nos quedamos con cuatro. Pe­ro antes de cerrar completamos siete porque Antonio Laborda, el produc­tor, me dijo que le apetecía meter una canción en mi disco. Él hizo la música y yo la letra de Perdiendo equilibrio, que es el primer corte. No quise alargarlo más.

¿Dónde se grabó?

Grabamos en Lorca, en los Estudios Albanta, con Antonio Laborda. Para mí, no era importante el espacio físi­co, lo fundamental era que me entendiera con el productor y eso sig­nifica que sin abandonar mi idea, hi­ciese grande las canciones. Hemos coincidido con músicos bestiales, José Luis Vargas, batería; Pascual Martínez, bajo; Aure Ortega, teclados, excepto los que ha puesto Emilio Abengoza, un gran amigo, y me hacía especial ilusión que parti­cipara. Metió teclas y sintetizadores en Perdiendo equilibrio y Nada. En La cuenta atrás, el sencillo, ha canta­do Paula Esteban y creo que le da co­lor a esa canción.

¿Cuanto tiempo le llevó el proyecto y grabación?

Mira, la primera canción la grabé en diciembre del año pasado. Tengo la suerte que, empezando por mi fa­milia, se ha implicado y me ha ayu­dado un montón, como la gente que está a mi alrededor y eso es lo que más me ha gustado. Realmente, quería que estuviese antes del verano, pero como fuimos incorporando canciones, se nos ha ido un poco. Luego tenemos la mez­cla y masterización que ha hecho Pi­ti Martínez, que lleva su tiempo. En cualquier caso, he disfrutado con el proceso, me ha encantado, es más, estoy deseando volverme a meter a grabar.

¿Dónde podemos oír el disco?

A partir de hoy; en las principales pla­taformas digitales y también saldrá en formato físico, en CD. Ese formato está muy trabajado, con libreto, disco efecto vinilo, por­tada de Juan Carlos Navalón, un di­seño muy atractivo, con detalles de los 80. Por eso, he puesto en todas las canciones con las guitarras que están grabadas.

¿Con qué guitarras?

Primero te diría que en el disco no hemos buscado el sonido perfecto y prácticamente todo con una Fender Telecaster y una Duesenberg Drags­ter, todo ello conectado a un Fender Deluxe Reverb, natural. También en Lo tienes utilizamos Gibson Les Paul. La Telecaster es la guitarra con la que más cómodo toco, con la que mejor me identifico.

¿Lo presentará en concierto?

Ahora sale el disco, moveremos los sencillos, dejaremos que ruede y es­pero, para febrero o marzo hacer una presentación en directo.

Fuente: La Tribuna de Albacete